El burro hablando de orejas

El burro hablando de orejas

“El burro hablando de orejas”.

Pocas veces–desde que escuché este dicho a mis mayores cuando yo me encontraba entre los menores–lo había entendido tan bien aplicado como ahora que empresas dedicadas al negocio de las comunicaciones y entretenimiento en México, así como personas privilegiadas por el sistema en el poder, promueven películas y programas televisivos que demeritan el sistema educativo.

Empresas y personas que tienen cuando menos tres cuartos de siglo presentando a niños, jóvenes y no dudo que también a adultos infantilizados como niños idiotas que difunden sus limitadas formas de lenguaje, modos primitivos de cultura y rudimentarios estilos de razonamiento como ejemplos que luego se incorporan en la cultura y habla cotidiana de muchos mexicanos y desgraciadamente, también de personas fuera de México.

¿Qué autoridad moral pueden tener para criticar el sistema educativo y sobre todo a sus profesoras y profesores aquellos que ridiculizan en sus programas televisivos el trabajo de las escuelas y los docentes? ¿Cómo puede su degradación social contribuir a su ascendencia moral y académica ante niños y jóvenes?

Si bien las televisoras escandalizan a su audiencia con las altas sumas de dinero que se gastan en el sistema escolar pero no trascienden en la cobertura ni calidad educativa, son astutos en ocultar del ojo público que ellas mismas obtienen grandes ganancias con publicidad y programación televisiva que degrada la educación de la sociedad mexicana

No tienen vergüenza para hablar del bajo nivel educativo, ni siquiera con el pésimo nivel cultural de sus locutores y conductores.

Qué falta de educación y qué ignorancia y soberbia de sobra cuando presentan en ambientes populares a obreros, campesinos, indígenas y en general a personas de las clases más marginadas exhibiéndolos como tontos y con un lenguaje empobrecido.

Si realmente les interesara la educación, deberían de eliminar la programación donde al exhibir supuestos problemas personales, se hace gala de estulticia y de sentimentalismos manipulados.

Si en los medios masivos se explotan y manipulan creencias y dogmas en detrimento del razonamiento lógico y el conocimiento científico–algo muy usual en la radio, la televisión y ahora en Internet para aumentar sus ganancias–¿Cómo podemos creer que están genuinamente interesados en la educación de los mexicanos?

Señores puritanos: la educación es mucho más que las escuelas, si realmente les interesa la educación, pueden empezar por eliminar la programación mediática que contribuye al cretinismo; el dogmatismo que obstaculiza el pensamiento libre; la manipulación afectiva que inhibe el razonamiento; el consumismo irracional; la exaltación del autoritarismo que obstaculiza la argumentación ciudadana y el menosprecio al magisterio que demerita su prestigio social.

Podríamos empezar por despojarnos de disfraces que no nos quedan y con toda honestidad pensar, que quizá si los burros pudieran hablar, serían más honestos al hablar de sus orejas.

¿O sí pueden hablar?

Las opiniones expresadas por nuestros colaboradores son a título personal y no necesariamente reflejan la postura de Jalisco Cómo Vamos

Contacta a Manuel Moreno:

Facebook

Manuel Moreno

Twitter:

@ManuelMorenoc7

Manuel Moreno

Manuel Moreno

Integrante del Equipo Temático de Educación en JCV, profesor del Departamento de Historia de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y rector del Sistema de Universidad Virtual de la UdeG. Tiene más de 50 años de experiencia en educación básica, media y superior y 40 en formación docente. Entre sus publicaciones se encuentran los títulos "Nuevos rumbos para la educación" y "Una docencia significativa en entornos complejos".

Ver más entradas de este autor

Manuel Moreno
Integrante del Equipo Temático de Educación en JCV, profesor del Departamento de Historia de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y rector del Sistema de Universidad Virtual de la UdeG. Tiene más de 50 años de experiencia en educación básica, media y superior y 40 en formación docente. Entre sus publicaciones se encuentran los títulos "Nuevos rumbos para la educación" y "Una docencia significativa en entornos complejos".

1 Comentario

  1. Fernando Espinosa 3 años hace

    buena critica maestro Manuel, creo que es un asunto que falta por discutir a propósito de la pretendida “reforma educativa”

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*